La ciencia investiga cómo eliminar las várices

Posted on

retornovenoso

Las várices no son solo un problema de estética corporal, son síntomas de un trastorno de la circulación que debe ser atendido como cualquier otro problema de salud. La ciencia médica ofrece algunas alternativas de tratamientos y aquí te los contamos.

 

Por qué salen las várices

Las várices son la manifestación de un esfuerzo excesivo que las venas deben realizar para que la sangre vuelva al corazón. Su mayor trabajo es, generalmente, contra la fuerza de gravedad, por eso las partes del cuerpo más afectadas son las piernas.

Cómo prevenir las várices

La comunidad médica acuerda sobre que los cuidados principales que hay que tener para prevenirlas son: no fumar, cuidar el peso, hacer ejercicio regularmente (que no sea de impacto), evitar las grasas y el colesterol, y tomar mucha agua. También es conveniente elevar las piernas durante unos minutos cada una o dos horas y evitar la ropa muy apretada.

Cuáles son los síntomas

Los primeros síntomas que aparecen son la pesadez, calambres, dolor y cansancio. Generalmente estas manifestaciones empeoran durante el día y con el calor, y mejoran al anochecer y con el frío. Ante su aparición se debe recurrir al médico especialista: una angiólogo o flebólogo, quien indicará los estudios pertinentes para hacer el diagnóstico, generalmente un doppler o ecodoppler.

Tratamientos para várices en las piernas

Los tratamientos que ofrece la medicina son:

La flebectomía: se usa para várices en estado avanzado y que son de gran tamaño. A través de unas mínimas incisiones de aproximadamente dos milímetros se extrae el trayecto varicoso.

El tratamiento láser para las micro-cirurgia-laservárices se llama ablativo y se usa un láser endovenoso que cauteriza la vena.  Una de sus bondades es que no deja cicatriz.

La escleroterapia inyecta una micro espuma en las venas varicosas que tiene como objetivo destruir ese tejido, luego el cuerpo lo reabsorbe.

El tratamiento con radiofrecuencia se realiza con anestesia local y control ecográfico. Consiste en la introducción de un catéter que administra calor a la pared dañada de la vena y la sella. De esta manera la sangre sigue circulando por las venas sanas y el dolor desaparece.

La técnica más novedosa es la que a través de un catéter se introduce vapor de agua dentro de la vena. El calor logra que se cierre la várice.

La insuficiencia venosa no debe ser considerada exclusivamente como un problema estético, si bien lo es para muchas personas que lo sufren. Es importante concurrir al especialista ya que puede derivar en problemas de salud más peligrosos como, además, por supuesto, de que sus molestos síntomas disminuyen la calidad de vida de las personas.

Aquí te contamos cómo prevenir las várices, hazlo cuanto puedas. También te contamos cómo eliminar várices, así que visita a tu médico y olvídate de ellas.